71803294 o 63224595 info@cytoteccostarica.com

Conocer de antemano qué consecuencias son las más habituales antes y después del proceso es fundamental para tomar la decisión de abortar con el máximo conocimiento de causa.

Antes de la puesta en marcha de la polémica ley del aborto, considerada por muchos como un retroceso vulnerable de los derechos de la mujer, el crecimiento del número de interrupciones fue verdaderamente exponencial, llegando a aumentar desde 1990 hasta 2010 en un 68,62%. Frente a cifras que pueden parecer descomunales, se encuentran la duda y la incertidumbre de muchas otras mujeres que, a día de hoy, cuestionan casi sin respaldo la posibilidad de interrumpir un embarazo no deseado. Conocer de antemano qué consecuencias son las más habituales antes y después del proceso es fundamental para tomar la decisión de abortar con el máximo conocimiento de causa.

Un juicio personal e intransferible

A nivel individual, uno de los primeros factores que deben tenerse en cuenta es precisamente la motivación real que empuja a la madre a querer interrumpir el embarazo. Pueden ser muchas las razones por las que una mujer opta por someterse al aborto, teniendo en cuenta aspectos como la inestabilidad económica familiar, la imposibilidad de criar a otro niño, la juventud o la inmadurez, los problemas de salud del feto o de la madre e incluso los casos de incesto y violación. Lo importante en cualquiera de estas situaciones es que la mujer decida por sí misma que opción es la más adecuada para su caso, pensando siempre en sus sentimientos y en lo que espera de su vida futura a nivel familiar. Entre las principales preguntas que suelen hacerse las mujeres que todavía no han tomado la decisión definitiva se encuentran cuestiones como

  • ¿estoy lista para ser madre?
  •  ¿preferiría tener un hijo en otro momento?
  •  ¿hay alguien que me presiona para que aborte?
  •  ¿qué importancia le doy a lo que vayan a pensar los demás?

Este cuadro completo de dudas y respuestas es el que debe ir completándose para dar o no el paso final hacia la interrupción del embarazo.

Desajuste emocional, entre las principales consecuencias

Sentirse triste, arrepentida, enfadada o culpable tras abortar es un síntoma habitual, sobre todo porque se trata de un trámite muy delicado a nivel emocional y que debe tomarse con total convicción. Cuanto más avanzado está el proceso de gestación, más arriesgada es la interrupción del embarazo y más difícil resulta la decisión. Por este motivo, se recomienda adoptar una postura firme lo antes posible, recordando que un aborto seguro con la pastilla Cytotec, sin complicaciones y a tiempo no tiene porqué afectar a futuros embarazos.

Call Now ButtonLlámanos